El colmo

Me parece el colmo la decisión que la Federación Colombiana de Fútbol tomó para revertir los desaciertos del árbitro central Adrián Vélez, juez encargado del clasico Millonarios - Santa Fé el pasado sábado que terminó 1 - 1.

Les recuerdo qué sucedió:

En un avance del equipo azul, el delantero Carmelo Valencia se vio frente a frente con el guardametas del equipo rojo, Agustín Julio y ante la arremetida de este último por detener la opción de gol, el delantero hizo valer parte de su filosofía personal y le dijo a todos los presentes al encuentro: "El fútbol es para vivos y no para bobos" y se lanzó al gramado en una estupenda pirueta que hizo pensar a todos los asistentes y televidentes que existió un contacto físico que lo elevó y le generó una falta penalty a su favor. Fue tan convincente que sólo el guardametas rojo discutió. Ni siquiera, en primera instancia, los "sabelotodo"comentaristas del fútbol colombiano, dudaron de la falta. En realidad ni hubo contacto ni hubo falta, pero hubo penalty sancionado y expulsión del portero involucrado incluída.

La Federación Colombiana de Fútbol ha decidido revertir la sanción que la determinación FIFA aplica a todo jugador que es expulsado de un partido de fútbol: Suspención para algunas fechas próximas a jugar con su equipo. Es decir, al portero Agustín Julio se le levantó la sanción y a cambio se sancionó al delantero Carmelo Valencia con una fecha de suspensión.

Desde mi poca lógica futbolera, Yo pregunto: ¿En qué partido de fútbol no hay ínfulas de engaño hacia el juez y sus decisiones por parte de los jugadores?

Después de este vómito de explicaciones quiero sentar mi posición frente a lo sucedido:

1. El fútbol ahora debería ser monitoreado por el juez desde una cabina en donde tenga acceso a repeticiones contínuas de las jugadas, en especial las dudosas. Así se garantizaría la no equivocación de este personaje y la pérdida de la gracia verdadera de la inmediatez del fútbol.

2. Las sanciones a jugadores "vivos" que en N mil ocasiones han engañado no sólo a los jueces de turno, sino también a los asistentes espectadores y televidente se harían interminables si se aplicara el mismo racero que se aplicó en esta ocasión. ¿Recuerdan ustedes el gol de Maradona con la mano frente a Inglaterra en un mundial de fútbol? ¿acaso eso le dará a Maradona dos fechas de sanción en la dirección de su selección nacional?...El cuestionamiento queda.

3. Son cuatro los jueces y un comisario a cargo del partido de fútbol. ¿Será que la incompetencia de estos es tan grande que se requerirán las acusaciones de los periodistas para hacer la justicia de cada juego?

4. Todos somos lo mejores jueces de fútbol siempre que tenemos a mano las repeticiones de las jugadas y nunca logramos valorar las decisiones que en fracciones de segundos deben tomar esos hombres que tratan de imponer justicia en el campo de juego. Está bien, pero se preparan para eso, dirán algunos, si; pero ¿acaso el futbolista no se prepara siempre para ganar y en algunas ocasiones pierde? ¿el portero no se prepara para detener los goles en contra y en muchas ocasiones se ve vulnerado su arco? ¿los delanteros no se preparan siempre para hacer los goles, pero en algunas ocasiones no los hacen por falta de calidad? ¿el periodista comentarista no se prepara para anunciar y narrar lo que ve y en algunas ocasiones cambia nombres, dice lo que no es y se le traba la lengua? ¿Ah?

5. Los árbitros eligieron el peor trabajo del mundo.

Ayudemos a recopilar información que sirva para cambiar decisiones arbitrales en una mesa.

No hay comentarios: