Quien se atreve a escribir














Vi como las letras me rodeaban la cabeza, una a una se juntaban y formaban palabras que formaban frases a su vez, la coherencia se hacía presente con cada segundo que transcurría y me hacía ver, me hacía oler y sentir, me hacía creer, me hacía fantasear y soñar, me hacía crear.

Cuando regresé de ese mundo fantástico de letras voladoras y me vi de nuevo sentado frente al computador, pude asimilar el posible resultado final.

2 comentarios:

JuanSe... dijo...

a mi me ha pasado... y jajajajaja... lo visualizo... pero jajajajaja... no lo escribo... no soy capaz, no me sale... y me sale por ahi a las dos semanas... jajajajaja

excelente... buen retrato...


un abrazo

Tatiana dijo...

si, es totalmente cierto lo que escribes...hay momentos donde nuestra imaginación va mas allá de donde queremos ir, pero luego volvemos a una realidad, donde en muchas ocasiones, no sabemos qué hacer,jejeje...pero bueno, después llegará la inspiración.