Aparte: "Los motivos del lobito"

"Versión Lupina del cuento de caperucita:

Había una vez un lobo muy inteligente e inquieto que vivía con sus padres en el bosque. Su madre le había advertido muchas veces que no saliera de la cueva antes de que cayera la noche, porque podía tropezarse con un hombre que le hiciera daño.

Pero el lobito, aunque sagaz, era muy desobediente y, sobre todo, adoraba el olor de las flores, la sombra fresca que proyectaban las ramas al mediodía y el canto de los azulejos. De manera que, tan pronto como Mamá Loba se sentaba a ver la telelobela, y aprovechando que Papá Lobo se hallaba en la gerencia de la mina de esmeraldas, el lobito salía a hurtadillas de la cueva.


He aquí que una mañana, cuando caminaba por un claro del bosque, tropezó de manos a boca con un ejemplar de la temida especie humana. Lleno de pánico esperó el disparo con los ojos cerrados, pero a los pocos minutos se percató de que aquella niña vestida de rojo no le haría daño y se limitaba a observarlo con curiosidad. Lobito trabó conversación con ella y al cabo del rato la niña, de puro ingenua, le confesó que acudía a casa de su abuelita con pasteles envenenados porque la vieja había desheredado a sus padres. En vez de regresar a casa como era lo prudente, lobito prefirió indicarle a Caperucita el camino, mientras él tomaba un atajo más corto para advertir a la anciana. Es que lobito tenía un corazón tan grande como la boca.

Llegó pues primero que la despiadada nietecita a casa de la abuela y no bien había informado a la señora sobre el atentado que pretendía hacer Caperucita, cuando escucharon que esta golpeaba a la puerta. Atemorizada la abuela quiso esconderse en algún recoveco oscuro; no hallando nada más oscuro que la boca del lobo, se deslizó desconsideradamente por las fauces del lobito y se refugió en su estómago. Ya habíamos dicho que el lobito tenía una boca muy grande. Enseguida este se echo encima un gorro de la abuela antes de que entrara Caperucita.

Caperucita se aproximó al lobo disfrazado de abuelita y muy pronto entró en sospechas. "Qué orejas tan grandes tienes", le comentó. "Son para oirte mejor", respondió el lobo. "Y que manos tan grandes tienes", agregó la chica. "Son para acariciarte mejor", disimuló el lobito. " Y que boca tan grande tienes", observó Caperucita. Cuando se disponía a contestar, la niña alcanzó a ver en lo hondo de la garganta de lobo los ojos aterrados de la abuelita y, perdiendo toda compostura, agarró el pastel envenenado y se lanzó en busca de la anciana por la jeta abierta del pobre lobito.

En esos momentos atinaba a pasar un temible cazador que, escuchando el alboroto, penetró a la casa. Y el cruel y sanguinario personaje, apenas vio a lobito, se le abalanzó armado de filoso cuchillo y le dio muerte con el fin de utilizar su piel para una alfombra pie-de-cama. Cuál no sería su sorpresa cuando de la barriga del lobito asesinado saltaron la abuela y Caperucita quienes, por proteger la imagen de la familia, callaron la verdadera historia.

Esa noche Mamá Loba y Papá Lobo esperaron inútilmente el regreso del lobito; y siguen aguardándolo con una llamita de ilusión, porque no captan la honda crueldad del corazón humano. Simplemente lo hicieron registrar como desaparecido".

Aparte: "Los motivos del lobito" - Postre de notas - Daniel Samper Pizano

1 comentario:

Anónimo dijo...

Jejeje que buena historia, que a diferencia de la historia de caperucita termino en un triste final, demas que vivian en Tanvil.