Maria F y Jacinto

- ¡Arre Jacinto…Arre! No pares que debemos acabar con este ejército de osos que atacan nuestro pueblo.

Jugaba Maria F con su desbaratado caballito de palo, aquel que un día su hermanito Daniel le ayudó a hacer con un pedazo de palo de escoba vieja, una media rellena de aserrín y dos botones de distinto color y tamaño que hacían de ojos en aquel improvisado animal de juguete. Y es que Maria F, con tan solo cuatro añitos de edad, es una niña muy fantasiosa, siempre se imagina increíbles historias y las vive con su inseparable corcel de madera, Jacinto.

Un día Maria F se encontraba con Jacinto luchando contra todo un ejército de osos que atacaban a su pueblo, tratando de defenderse de ellos, Jacinto y Maria F treparon a un enorme árbol, pero este se vino encima de ellos. Jacinto había quedado inmóvil tirado en el suelo. Con el árbol encima, Maria F no podía luchar más y los osos terminarían por destruir su amado pueblo. No quería darse por vencida y trató por todos lo medios de liberarse del enorme árbol pero no lo logró.

Daniel, asustado, al oír el alboroto y el estruendo, corrió hacia la habitación de Maria F y la vio tendida en el suelo con el armario encima y con un grito llamó a su madre quien, asustada, levantó el armario y revisó por todas partes a Maria F y al ver que no reaccionaba la levantó en sus brazos. Jacinto seguía inmóvil en el suelo. Cuando Maria F recuperó la conciencia, estaba acostada en su cama, su madre y su hermanito Daniel estaban junto a ella y, con su voz infantil, Maria F los reconfortó diciéndoles que cuando Jacinto y ella se recuperaran volverían a luchar contra los osos y que ahora, no iba a haber nada ni nadie que los detuviera y les impidiera ganar la batalla. Daniel y su madre se miraron y sonrieron dulcemente.

3 comentarios:

Tatiana dijo...

en medio de todo, aunque se caiga, aún hay que seguir teniendo ese positivismo y esa energía de los niños de luchar por lo que se quiere, de saltar obstáculos y barreras...que gran enseñanza me deja este escrito, en medio de su ternura y la perseverancia que se muestra en el texto, hay una gran enseñanza...ME ENCANTÓ!!!!       

♥EliZaAb3th♥ dijo...

:O
Me asusté mucho, mucho..!
Creí que no despertaría...
Ojalá todos tuviéramos esa perseverancia, y que, al crecer, la inocencia no se lleve un porcentaje tan grande de nuestra valentía...

Catalina Yepes L dijo...

Jajaja este escrito creo haberlo visto ayer no del todo pero si pude ver a mafe jugando con un caballito de madera y no se despegaba de él nisiquiera cuando se dirigia a su casa estuvo muy lindo ya que la inocencia y la imaginación es algo que nadie quisiera perder.... Que ternura...